martes, 10 de marzo de 2009

El Adulto Mayor y la vida cotidiana.

Esta fase de la vida es realmente importante para el desarrollo personal, dado que cada nueva adquisición significa una nueva organización del mundo propio interno; el Adulto Mayor sufre del mismo modo que los niños cambios continuos y previsibles unidos a períodos de crisis, de gran estabilidad y equilibrio interior. Las crisis están generadas por la capacidad de mirar la vida hacia atrás enjuiciándola y valorándola de distinta forma, esto conduce a redefinir el estilo de vida el cual en ocasiones no concuerda con el de la pareja y ala vez no es tolerado y/o comprendido tanto por ella como por los demás componentes de la familia.

Otra situación que afecta a los Adultos Mayores es el “nido vacío”
[4] , con la partida de los del hogar paterno de los hijos lo cual exige un reencuentro con la pareja, en un momento de desarrollo personal muchas veces diferente generando una crisis entre ambos unido a situaciones con los hijos adolescentes o situaciones no resueltas con hijos adultos, con la familia, etc. desencadenando otra crisis o conflicto. La crisis se caracteriza por el elevado potencial de energía a favor del cambio enfrentando al Adulto Mayor a dos caminos:

1) La resolución integradora de la crisis, el fortalecimiento y el progreso.
2) El fracaso en la resolución del momento que lleva a la regresión, al aislamiento, a sentimientos depresivos que empobrecen y limitan el desarrollo personal y social.

La manera en que el Adulto Mayor enfrente este momento de su vida, depende tanto de los interno, del nivel de madurez que alcanza en el desarrollo personal unido a los vínculos afectivos que ha sido capaz de conformar en la familia, trabajo y en la comunidad tanto religiosa, social, política u otras. Dentro de la crisis se distingue la de tipo externa constituida por el ambiente social y físico en donde el Adulto Mayor se mueve, vive, con los recursos con que cuenta, la posibilidad de entrega ya sea en un trabajo remunerado como también en una actividad de servicio, la que reporta enormes beneficios personales y colectivos, a pesar de que sea de tipo gratuito o por solo hecho de ayudar a los demás.

Si bien la tercera edad y/o el período de adultez mayor muchas veces se relaciona con las perdidas a nivel físico, intelectual, social y emocional entre otras hay que focalizarse en los logros y adquisiciones que están presentes en esta edad; ellos permiten generar y mantener un dialogo intergeneracional de carácter dinámico, enriquecedor y creativo a la vez estableciendo un logro real a través de una nueva madurez característica del Adulto Mayor; por lo cual consiguen tener una valorización distinta tanto de hechos, personas y de las relaciones sociales. Por todo esto aumentan su capacidad y percepción psicosocial y cultural al vincularse a diferentes grupos de edades

El beneficio de la nueva madurez implica es la adquisición de un autoconcepto realista y estable unida a la consciencia de las propias capacidades y limitaciones, el Adulto Mayor se asume a sí mismo lo que le permite lograr un equilibrio entre las necesidades de dependencia e independencia, posibilitándoles asumir la dependencia en ciertos aspectos de otras personas significativas para ella, pero manteniendo la autonomía personal. De esta manera va aumentando la dependencia física y la necesidad de compañía y a la vez se logra independencia del medio y de la cultura, del halago y de la crítica.

Otro efecto positivo de la madurez es mantener y valorar las relaciones de intimidad que se logran establecer durante el transcurso de la vida, a partir de una actitud confiada y autentica; esto lleva a integrar nuevas relacione, armar nuevos lazos y el desempeño de variados roles como el de suegro, abuelo, consuegro, etc. en forma sana y clara. Los Adultos Mayores entablan el equilibrio entre el dar y el recibir, logrando la plenitud en este período, fomentando una actitud más abierta y tolerante frente al otro con una mejor disposición al acuerdo; esto es fundamental en el caso de l parlamento Provincial del Adulto Mayor al lograr una real participación entre sus pares y con los organismos públicos por lo beneficioso que esto resulta.

Los Adultos Mayores tiene que ser capaces de lograr y/o tener cierta libertad a través de la cual se guían por sus propios valores y formas de pensar, por esto mantiene una opinión y actitud independiente al tomar todo tipo de decisiones, incluso las más desagradables siempre que estas sean favorables para sí o para los demás. Todo esto permite llegara a la “generatividad”, término acuñado por el Psicólogo estadounidense Erick Erickson, que la define como “como un proceso mediante el cual nos volvemos paternales y creativos y aceptamos el compromiso voluntario de guiar a las nuevas generaciones, ayudando a una autorrealización personal”; lo anteriormente definido significa un proceso de suma importancia para el Adulto Mayor por sus múltiples beneficios en todos los ámbitos de desarrollo.

Otro concepto relevante es el de “creatividad” que se relaciona con el arte, pero que es aplicable de igual modo a la ciencia, política trabajo, etc. y menos relacionado con la persona y la vida cotidiana, en donde su aplicación es fundamental; la creatividad es un proceso en continuo desarrollo el cual va pasando por distintas etapas paralelamente, esto es de real importancia por sus capacidades y potencialidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario