martes, 19 de enero de 2010




PERDER LA MEMORIA NO ES SIGNO DE ENVEJECIMIENTO
http://www.portaladultomayor.com/

Médicos advierten que perder la memoria no es un signo normal del envejecimiento


"Una persona que empieza a olvidar las cosas está enferma y debe consultar a un médico", señala la neuróloga Andrea Slachevsky.


"No es normal perder la memoria con la edad. Las personas que experimentan un envejecimiento normal no presentan deterioro de su memoria. Esto es importante de destacar: la pérdida de la memoria no es una característica normal o esperable en la vejez: una persona que empieza a olvidar las cosas padece de alguna enfermedad y debe consultar a un médico", advierte la neuróloga Andrea Slachevsky, coordinadora del grupo de Demencias y Neurología Cognitiva de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía.

Según explica la doctora, "el problema es que las personas muchas veces confunden los primeros síntomas de Alzheimer con señales del envejecimiento normal, por lo que se dejan estar y consultan recién cuando ya hay un deterioro muy acentuado de la memoria".

En Chile, se estima que existen más de 175 mil personas que padecen algún tipo de demencia, enfermedades en que las personas presentan un declive de sus capacidades intelectuales y pierden su independencia. De ese total, cerca del 60% de los casos corresponden a la enfermedad de Alzheimer. Es gravitante hacer un diagnóstico temprano de este mal, de manera de iniciar los tratamientos que ayuden a hacer más lenta su progresión y evitar así situaciones riesgosas para el paciente, mejorando tanto su calidad de vida como la de sus familiares o cuidadores. "Esto va a permitir iniciar un tratamiento en la etapa leve de la patología y mantener a la persona por más tiempo en esa etapa, evitando que avance", resalta Slachevsky.

No iniciar tempranamente un tratamiento por Alzheimer puede derivar en serias consecuencias, no sólo desde el punto de vista de la progresión de la enfermedad.

"Un diagnóstico precoz permite tomar medidas para evitar consecuencias importantes, tales como que el paciente se pierda, sufra accidentes domésticos o de tránsito o se vea afectado por problemas económicos derivados del mal manejo del dinero. Al mismo tiempo, se pueden instaurar tratamientos que pueden ayudar a aminorar los síntomas", destacó la doctora Slachevsky.

Señales de alerta

"Muchas veces nos encontramos con personas que son muy repetitivas y que llegan a ser perturbadoras de tanto hablar una y otra vez de lo mismo. Sin embargo, éste es un signo importante del Alzheimer", relata la doctora Slachevsky.

Además de lo anterior, la especialista puntualiza las principales señales a las que hay que prestar atención, sobre todo si se manifiestan en una persona sobre los 60 años.

Cambios en la memoria en comparación al nivel previo
Olvidos reiterados, frecuentes y progresivos.
Pérdida de objetos cada vez más frecuente.
Confusión con el manejo de citas u horas agendadas.
Confusión con medicamentos.
Cambios en el humor o en el estado de ánimo. La persona se pone más irritable o apática.

Si se observan estos signos en algún familiar o -incluso- en uno mismo, lo mejor es acudir de inmediato al médico. Esto permitirá, en primer lugar, descartar que estos síntomas se presenten a causa de otras patologías ajenas a la demencia por Alzheimer, como depresiones, abusos de sustancias o medicamentos, entre otras enfermedades.

Tratamientos farmacológicos

Otra razón importante para hacer un diagnóstico precoz del Alzheimer es que permite iniciar a tiempo un tratamiento farmacológico con impacto en el paciente. "Aunque no haya una cura para la enfermedad, y sabemos que por el momento no podemos detenerla, con un diagnóstico precoz se pueden instaurar tratamientos que pueden ayudar a aminorar los síntomas", explica la doctora Slachevsky.

La especialista destaca que tanto los tratamientos farmacológicos como no farmacológicos iniciados tempranamente permiten que la intensidad de los síntomas disminuya. "Con los tratamientos lo que se obtiene en general es una mejoría leve a moderada. No significa que con los tratamientos se va a retrasar el inicio de la enfermedad, sino que va a permitir iniciar tratamiento en etapas leves y que la persona se mantenga más en ese nivel de la enfermedad", detalla.

"Estudios realizados en seguimiento a pacientes han mostrado que con los tratamientos se logra retrasar la institucionalización. Es decir, la familia requiere llevarlos a un hogar de ancianos más tarde, porque se mantienen por más tiempo con síntomas manejables en la casa", agrega Slachevsky.

En Chile, están disponibles tratamientos farmacológicos de administración oral y un parche transdérmico dirigido a pacientes que presentan demencia leve o moderada.

La principal característica de este último fármaco es que se administra una sola vez al día y al ser aplicado en la piel evita las complicaciones que representa la administración de medicamentos vía oral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario