viernes, 24 de diciembre de 2010


Propuesta recreativa para favorecer la

calidad de vida del adulto mayor

 Resumen


La recreación en el contexto comunitario para elevar la calidad de vida de los adultos mayores es una propuesta válida, de gran actualidad e impacto social. Sin embargo, por diferentes razones no siempre se logra esta meta, lo que se constató en el sector de San José, para solucionar esta problemática se elaboró e implementó una propuesta recreativa comunitaria para favorecer la calidad de vida del adulto mayor, se emplearon diferentes métodos de investigación de nivel teórico y empírico, que permitieron la obtención, procesamiento e interpretación de la información. En la propuesta se definen las áreas, agentes implicados, criterios de selección, actividades variadas con su estructura, así como precisiones para su implementación en la práctica. Los principales resultados obtenidos con su aplicación en la comunidad referida se sintetizan en: mayor motivación y participación de los adultos mayores en las actividades, evidencias de mejoras en los indicadores de calidad de vida identificados, se logró la participación activa de los diferentes agentes comunitarios y la utilización de las potencialidades que ofrece la comunidad, entre otros aspectos. La validez de la misma se constató a través de la aplicación con experimentación en la comunidad.


Introducción
La recreación es considerada un proceso sociocultural y un fenómeno esencial de la actividad humana. Su origen se remonta a los comienzos del hombre, con la necesidad de emplear el tiempo en el cual no se realizaban actividades directas en la producción. Las condiciones objetivas para establecerse como una necesidad se manifiestan de forma concreta en la industrialización, etapa en que comienza a utilizarse el término recreación.
El término aparece en la literatura especializada en 1899 en la obra de Thorstein Veblen, a partir de aquí diferentes autores han incursionado en la temática. Existen varios enfoques conceptuales de recreación, formuladas por diferentes autores como J. Dumazedier (1964), la formulada en Argentina, durante la convención realizada en (1967), E. Medeiros (1969), A. J. Loughlin. (1971) Boullon, Molina y Rodríguez (1984), H. Overstrut (1997), entre otros. En las definiciones más actuales se establece una estrecha relación entre recreación y tiempo libre.
Otros aspectos abordados por diferentes autores entre los que se pueden mencionar a López A. (1982), Puig y Trilla, (1985), Hernández M. (1986), Betsy y Stephen (1987), R. Zamora y M. García (1988), P. Waichman (1995), A. Pérez (2003), Fulleda, P. {et. al.}. Este último autor deja claro, que el tiempo libre es un espacio importante para las acciones participativas, que además de ser un tiempo de recreación implica un crecimiento personal.


Es importante destacar que las actividades que se desarrollen deben tener en cuenta los intereses individuales y colectivos, así como las particularidades de las comunidades donde se realizan. La comunidad - espacio social donde reside cada persona - se considera el escenario fundamental para el desarrollo de actividades recreativas en función de favorecer las necesidades de sus miembros, para propiciar el alcance de estas metas.
Esto implica que para realizar trabajo comunitario debe partirse del fomento y consolidación de lo común a un grupo, de buscar lo que los une en ese espacio geográfico dado, en correspondencia con la zona que la comunidad ocupa, sea urbana o rural. Siempre que se desarrollen proyectos sociales, se deben tener en cuenta: las características de la comunidad, sus tradiciones culturales, sus diversas maneras de expresión, sus intereses comunes, sus inquietudes, los problemas sociales que más les afectan, los grupos sociales de mayor riesgo. El sector, se convierte de hecho en un espacio privilegiado para efectuar aquellas acciones que produzcan un cambio social.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que en el año 2000 había 600 millones de personas mayores de 60 años, lo que representa el diez por ciento de la población total del planeta. Se plantea que este crecimiento se debe a los avances de la ciencia y la medicina, la higiene, la nutrición, las condiciones y estilos de vidas favorables, entre otros.
La etapa del adulto mayor está asociada al envejecimiento, que se ha transformado de un problema en esencia individual a uno en lo fundamental social. La población de adultos mayores ha experimentado un crecimiento notorio en los últimos años y se prevé un crecimiento mayor para épocas venideras.


La OMS, también ha desarrollado acciones que ponen especial énfasis en la salud preventiva, en beneficio de una mayor calidad de vida. La Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento del año 2002, celebrada en Madrid, convocó a 142 países miembros de la ONU, para evaluar el estado de avance de las recomendaciones del Plan de Acción de Envejecimiento de la Primera Asamblea celebrada en Viena en 1982 (ONU, 1982) y aprobar una declaración política de los gobiernos y un plan de acción internacional para mejorar las condiciones de vida de la población adulta mayor.
De esta forma, se busca favorecer una calidad de vida adecuada en los ancianos. Se destacan dentro de estos esfuerzos la Fundación del Centro Iberoamericano para La Tercera Edad y la puesta en marcha de un nuevo Programa de Atención Integral al anciano. Se desarrolla un intenso trabajo para ofrecer una mejor atención a la población, en especial al adulto mayor, por ser una edad en la que el individuo sufre un menoscabo de las funciones de los diferentes órganos y sistemas, para la eliminación de enfermedades y ayudar a una salud más eficiente.


Diferentes autores incursionan en la temática de la calidad de vida, algunos de forma específica relacionada con el adulto mayor, se pueden citar a Velandia (1994), Martín (2001), Krzeimen (2001), Eamon O’Shea (2003), Ceballos, J (2003). Una persona adulta puede llegar a determinada edad con un padecimiento de diversa índole, pero sin disminuir sus condiciones de vida.
Se requiere explotar al máximo el entorno comunitario en que reside el adulto mayor, aprovechar sus potencialidades y los diferentes proyectos de sus instituciones, donde se tengan en cuenta sus necesidades, posibilidades y las propias potencialidades de este contexto.


Por lo que se requiere continuar la búsqueda de vías para elevar la calidad de vida de todos los adultos mayores, con independencia de la comunidad o zona de residencia. Un ejemplo de ello es el sector de San José, sin opciones para el empleo del tiempo libre y una problemática social donde el bajo nivel cultural, el alcoholismo, el tabaquismo, los problemas de convivencia familiar y un número significativo de adultos mayores evidencia la necesidad de buscar alternativas para favorecer su atención.
Entre las principales limitaciones para la atención a los adultos mayores de la comunidad referida se encuentran:
 Limitada participación de personas adultas mayores en las actividades que se desarrollan en la comunidad
 Escaso apoyo de la familia al adulto mayor para asegurar su participación en las actividades planificadas
 No existe un vínculo armónico entre los diferentes contextos: la familia, las instituciones y factores de la comunidad
 Pobre nivel motivacional y de satisfacción de los implicados en las actividades


Por todo lo expuesto se pretende dar solución al siguiente problema científico:
¿Cómo favorecer desde el contexto comunitario la calidad de vida de los adultos mayores?





No hay comentarios:

Publicar un comentario