martes, 16 de mayo de 2017






¿Cuál es el secreto mental de los "súper ancianos"?

Algunas personas mantienen la agudeza más allá de los 80 y los 90, y unos escáneres cerebrales podrían mostrar el motivo


A sus 89 años de edad, Donald Tenbrunsel es
algo así como un fenómeno. Navega por internet
con facilidad, habla felizmente sobre una amplia
variedad de temas oportunos, hace voluntariado y
lee con regularidad.
Tenbrunsel, conocido como uno de los "súper
ancianos", formó parte de un estudio que ayudó
a los investigadores a descubrir qué factores
podrían diferenciar a las personas mayores súper
agudas de sus pares.
¿El secreto? Los escáneres cerebrales
mostraron que experimentan un envejecimiento
del cerebro que es el doble de lento que las
personas promedio de su edad.
"Esto sugiere que los súper ancianos muestran
una trayectoria de envejecimiento distinta", dijo
la investigadora principal, Emily Rogalski, directora
de neuroimágenes en el Centro de Neurología
Cognitiva y Enfermedad de Alzheimer de la
Universidad de Northwestern. "Pierden volumen
cerebral a un ritmo mucho más lento que sus
pares promedio".
Para el estudio, Rogalski y sus colaboradores
midieron el envejecimiento cerebral al examinar el
grosor de la corteza (la capa externa de materia
gris en capas del cerebro) de cada persona.
La corteza es donde se encuentra la
conciencia, y donde se ubican todas las neuronas
responsables de los pensamientos y movimientos.
Es una parte esencial del pensamiento de nivel
alto, la memoria, la planificación y la resolución de
problemas, señaló Rogalski.

Otro neurólogo lo explicó así:
"Esencialmente, es nuestro cerebro", comentó
el Dr. Paul Wright, presidente de neurología del
Hospital de la Universidad de North Shore en
Manhasset, Nueva York, y del Centro Médico
Judío de Long Island en New Hyde Park, Nueva
York. "El encogimiento cerebral ocurre en una
progresión natural a lo largo del tiempo, y cuando
se pierde volumen cerebral, se pierde función".
Rogalski anotó que investigaciones previas han
mostrado que las cortezas de los súper ancianos
tienen un aspecto menos desgastado que sus
pares con un promedio de 80 años de edad, y
más o menos igual que las personas de 50 a 69
años de edad.
Pero una pregunta persistió:
¿nacieron los
súper ancianos con cerebros que tienen un mayor
volumen, y por tanto podían soportar mejor los
rigores del envejecimiento?
¿O sus cerebros tienen
el mismo tamaño que los de todos los demás,
y simplemente envejecen con una mayor lentitud?

Para responder a esa pregunta, los investigadores
rastrearon los cambios en el grosor de la corteza
durante un año y medio en 24 súper ancianos y
en 12 personas mayores promedio.

Ambos grupos perdieron una cantidad
significativa de volumen cerebral por el
envejecimiento, pero las personas mayores
promedio experimentaron una pérdida que era
más del doble que la de los súper ancianos: más
de un 2.2 por ciento, frente a un 1.1 por ciento.
"Parte del motivo de que podrían tener
volúmenes cerebrales distintos es que a lo largo
de las décadas han estado perdiendo volumen
cerebral a un ritmo distinto", planteó Rogalski.
Los hallazgos aparecen en la edición del 4 de abril
de la revista Journal of the American Medical
Association.

El Dr. Ezriel Kornel, neurólogo en el Colegio
Médico Weill Cornell en la ciudad de Nueva York,
dijo que al menos parte de la ventaja cerebral
de los súper ancianos es genética, y que algunas
personas simplemente nacen con dones.
Pero es probable que haya influencias ambientales
que también contribuyan a un envejecimiento
cerebral más sano, sobre todo en el útero y en la
niñez temprana, añadió Kornel. Por ejemplo, la
investigación ha mostrado que los niños criados
en la pobreza tienden a tener unos cerebros más
pequeños.

"Hay muchos factores involucrados", dijo
Kornel. "Quizá incluso los factores estresantes
externos de la niñez pueden influir en la forma en
que el cerebro se desarrolla".
Rogalski dijo que la investigación futura se
enfocará en los factores genéticos que influyen en
el envejecimiento del cerebro, lo que con algo de
suerte ofrecerá a los investigadores "objetivos"
contra el envejecimiento que se puedan manipular
con medicamentos u otras terapias.

Aunque actualmente no hay métodos
probados para conservar el volumen de
la corteza, la investigación ha mostrado
cambios específicos en el estilo de vida
que los adultos mayores pueden realizare
para mantenerse agudos a medida que
envejecen, señalaron Kornel y Wright.

Éstos incluyen:
• Un ejercicio físico regular, incluyendo el
entrenamiento en fuerza.
• Una dieta saludable y equilibrada.
• Ejercicios cerebrales con rompecabezas o
tareas desafiantes.
• Una vida social activa.
"Todos comprenden que van a morir, pero las
personas no quieren sentir que perderán su
capacidad de pensar y de ser quienes son", dijo
Kornel. "Esta es la próxima gran frontera en la
ciencia, averiguar cómo podemos prevenir el
deterioro general del cerebro".
Artículo por Health Day,

FUENTES: Emily Rogalski, Ph.D., director, neuroimaging,
Cognitive Neurology & Alzheimer's Disease Center,
Northwestern University, Chicago; Paul Wright, M.D.,
chair, neurology, North Shore University Hospital,
Manhasset, N.Y., and Long Island Jewish Medical Center,
New Hyde Park, N.Y.; Ezriel Kornel, M.D., neurologist,
Weill Cornell Medical College, New York City; April 4,
2017, Journal of the American Medical Association
HealthDay

No hay comentarios:

Publicar un comentario